Quien bien te quiere… te hará volar

amor-sano2_puzzleNo te dejes engañar, cuando una persona realmente te quiere…

intenta hacerte feliz

… no es tan duro contigo cuando te equivocas

presta atención a lo que dices aunque no guarde relación con cosas de su interés

valora tu esfuerzo y no tanto los resultados Continuar leyendo “Quien bien te quiere… te hará volar”

Me cambio de cara

1846212

Porque cada vez que me miro en el espejo no puedo sino ver la mierda de vida que llevo y la mierda de vida que he llevado todos estos años.

Porque cada vez que miro mis ojos, no hago más que recordar las lágrimas que han nacido de ellos, lágrimas que me culpan de hacer, de no hacer, de decir, de no decir… pero nunca lágrimas de felicidad.

Porque cada vez que veo las arrugas de mi rostro no hago más que ver el sufrimiento que reflejan,  y no la sabiduría de los años tal y como me intentan vender (puta sociedad). Continuar leyendo “Me cambio de cara”

6 pasos para ser un matón (y que nada se te resista)

imageIntenta ponerte en la siguiente situación: llegas a la oficina (o a clase) y lo primero que haces es encontrarte con “el matón” (matón = persona agresiva física o verbalmente ante quien te sientes sin fuerzas ni capacidad de acción). Buscas una alternativa para no cruzarte con él, buscas una vía de escape y entonces ves que Continuar leyendo “6 pasos para ser un matón (y que nada se te resista)”

“Odio mis piernas” (testimonio)

En esta ocasión este post va dedicado a todas las mujeres. M. quiere mostrar cómo se siente con una parte crítica de su cuerpo, sus piernas. Os dejo con sus palabras, con las que estoy convencida de que muchas de vosotras os sentiréis identificadas.

Odio mis piernas, odio ver mi celulitis, odio mis rodillas, odio la grasa que se me acumula en las cartucheras y encima de las rodillas, odio mis tobillos y que se marquen poco, odio el roce de mis piernas entre sí cuando camino, odio su tamaño y su proporción, odio mis gemelos y que no sean delgados, odio su flacidez y sus estrías. Continuar leyendo ““Odio mis piernas” (testimonio)”