Personas tóxicas

Necesitamos del contacto social para nuestro desarrollo y bienestar, somos sociales por naturaleza y quien diga lo contrario, miente, necesitamos a los demás. Incluso la persona más independiente necesita de las relaciones para estar bien y sentirse completa, lo que cambia es el tipo de relación y la intensidad de la misma:

En función de nuestra personalidad, educación y experiencias vividas nos relacionaremos con un tipo de personas, lo que nos lleva a resaltar dos aspectos básicos:

  • El tipo de personas con las que uno mismo se relaciona puede variar a lo largo de los años, en función de las experiencias vividas.
  • Lo que a uno le va bien en sus relaciones no tiene por qué funcionarle a otra persona.

Independientemente del tipo de personas con quienes conectemos más o menos, existen determinados rasgos que transforman las relaciones potencialmente sanas en tóxicas. En nuestra mano está el ser capaces de identificarlas y distanciarnos de este perfil de relaciones:

  • Personas egocéntricas: sólo hablan de ellas mismas… yo, yo y más yo.  A veces consiguen camuflar su egocentrismo preguntándote sobre tu vida; sin embargo, en cuanto tienen ocasión, dirigen la conversación a ellos mismos.
  • Personas negativas: todo tiene un “pero” para ellas, tienden a ver el vaso medio vacío en todas las áreas de su vida o en cualquier conversación que intentes mantener con ellas.
  • Personas envidiosas: creen que lo suyo es mejor, se molestan o incomodan cuando mantienes una conversación con ellas respecto a un área donde tu vida está mejor que la suya. Normalmente los sentimientos de inseguridad e inferioridad les llevan a observar la vida de los demás en lugar de la propia.
  • Personas “meteculpas”: da igual la situación en que te encuentres, que esta persona nunca será responsable de ella. Exprimen y retuercen cualquier situación para crear una liberación de culpa ficticia.
  • Personas agresivas verbalmente: son inseguras y con muchos miedos, lo que les lleva a reaccionar como el perro que ladra.
  • Víctimas: si estás mal, ellas siempre estarán peor, aunque el tema sea diferente o no guarde relación con lo que te ocurre, siempre podrán conectar cualquier tipo de conversación con algo que les ocurrió “peor” a lo tuyo.
  • Personas soberbias: tienen la verdad absoluta. ¡Ojo! no les lleves la contraria porque se sentirán incómodas u ofendidas, pudiendo ocasionar un conflicto. Nada será suficientemente bueno para ellas.
  • Personas descalificadoras: tienden a criticar a los demás o hablar sobre ellos, pero nunca en términos constructivos.
  • Personas conformistas: son aquéllas que se han acomodado tanto a su zona de confort y olvidado de sus sueños u objetivos, lo que les llevará a convencerte de que vayas siempre sobre terreno seguro.

Todos hemos conocido y/o conocemos personas tóxicas pero no todos somos capaces de poner distancia en estas relaciones.  Tienes derecho a alejar aquéllas personas que te restan energía, de ti depende cuidarte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s