Ya no… Odio mi vida (testimonio)

fukkHace tiempo publiqué un post de una paciente que odiaba su vida, un post que recibe cada día muchas visitas y comentarios de personas que os sentís identificadas con alguna parte del escrito de A. (o con toda).

A. ya tiene el alta, desde hace meses! Se ha construido su vida, a base de esfuerzo, lucha y constancia en todo el trabajo que hemos ido realizando en cada una de las sesiones.
Os dejo con sus propias palabras :)

La verdad es que aún tengo muy presente aquella época en la que odiaba con toda sinceridad todo aquello que tenía que ver conmigo.  Sentía que mi vida era un desperdicio, un caos sin solución y todo aquello que intentaba hacer para mejorarlo e intentar volver a enamorarme de mí misma me provocaba más odio y asco.

Por suerte, esto pertenece al pasado, a esa época donde no sabía que la mente puede llegar a ser tu peor enemigo y confundirte tanto que te llega a hacer ver la realidad de una manera muy distorsionada.

Cuando aprendes a no dejar que te domine, empiezan sin querer a ocurrirte cosas maravillosas y ves cómoo tu vida va cambiando poco a poco y empiezas a sentirte mucho mejor con la vida. Tu vida empieza a cambiar, sí, pero eso no significa que se cumpla esa idea equivocada que tenemos en la cabeza de que la vida es maravillosa porque se cumple todo lo que soñábamos y siempre hemos querido… sino porque simplemente cambia tu percepción de ella y entonces las cosas buenas son mejores y las malas no tan malas, por el simple hecho de que ya por fin eres libre de tu mente, eres libre de ti mismo y entiendes que la vida es simplemente eso… La vida.  Una vida que diriges tú mismo con aciertos y errores, pero que diriges tú y sólo tú:

  • Dejé de odiar mi vida cuando acepté que ésta no es todo eso idealizado con lo que sueñas lograr, sino aquello que con tus decisiones te va llegando, tanto bueno como malo, porque lo malo no se puede suprimir y te obligas a saber gestionar tanto una como la otra. Entonces dejé de odiar mi vida porque dejé de sentir tanta frustración todo el tiempo.
  • Dejé de odiar mi vida cuando aprendí que al sentir esa sensación de odio tan inmensa, en realidad la vida me estaba avisando de que me estaba olvidando de algo muy importante, de mí misma.
  • Dejé de odiar mi vida cuando todos los días me levantaba y buscaba formas y cosas que hacer por y para mí y mi bienestar.
  • Dejé de odiar mi vida cuando tenía mis deseos en mi presente.
  • Dejé de odiar mi vida cuando ante una proposición de cualquier tipo, me paraba en seco 5 minutos para pensar si eso realmente me hacía feliz o realmente me apetecía.
  • Dejé de odiar mi vida cuando empecé a obligarme a dar mi opinión sobre las cosas y empecé a dejar que los demás pudieran escucharme.
  • Dejé de odiar mi vida cuando empecé a serme fiel y decir NO cuando lo sentía
  • Dejé de odiar mi vida cuando dejé de complacer a la gente que me rodeaba.
  • Dejé de odiar mi vida cuando dejé de intentar ser otra persona para agradar.
  • Dejé de odiar mi vida cuando acepté que cometo errores
  • Dejé de odiar mi vida cuando me obligué a recordarme cada día las cosas buenas que tengo
  • Dejé de odiar mi vida cuando me pregunté ¿qué es lo que realmente deseas en tu vida? y comencé a caminar para conseguirlo.
  • Dejé de odiar mi vida cuando busqué para descubrir todas aquellas cosas negativas que había en mi vida y me hacían mal, entonces busqué la manera de eliminarlas.
  • Dejé de odiar mi vida porque empecé a ser consciente de qué era lo que me estaba matando.
  • Dejé de odiar mi vida cuando empecé a ser sincera con los demás y a comunicarme abierta y asertivamente.

Y cuando dejé de odiar mi vida, poco a poco y sin darme cuenta, se me fue cayendo ese tul negro que tenía delante d ella cara… y entonces me empecé a sentir bien por dentro y también por fuera.  Y esa sensación de sentirme mejor conmigo, más liberada y viviendo la vida pasito a pasito, hace que cada día NO odie mi vida.

Ya no odio mi vida porque he aprendido a entenderla y porque al poner en práctica todo aquello que he ido aprendiendo, veo que sé evitar las situaciones que me llevan a odiar mi vida.  

¡Lo cierto es que cuando aprendí a no odiar mi vida, volví a nacer!”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s