A ti, que me fallaste, gracias

imagesTodos aquéllos que te rechazaron, aquéllos que no fueron capaces de quererte tal y como tú les querías, los que se fueron sin decirte adiós o los que se fueron despidiéndose de ti, los que no te trataron como mereces, los que te engañaron, los que te ofendieron…

Todas esas personas, sin excepción, son los que con más fuerza han determinado tu carácter.

Porque son todas esas personas las que te han empujado (a veces con dolor) hacia la dirección correcta. Porque de ellos has aprendido lo que no quieres para tu vida y has aprendido también lo que no estás dispuesto a consentir más. Todas esas personas te han enseñado lo que no vas a hacer a los demás, te han mostrado la mejor manera de tratar al otro e incluso de tratarte a ti mismo.

Aunque parezca complicado, da las gracias a todas esas piedras en tu camino, porque gracias a ellas has construido el castillo en el que hoy vives. Así que suelta y deja ir, aprende de cada uno de ellos para continuar creciendo.

La vida se compone de distintas etapas, diferentes momentos y sí, también de diversas personas. No se trata de eliminar de ella a todas aquéllas personas que pueden hacerte daño, sino de que tú puedas aprender de cada una de ellas y te concedas el derecho de alejar de ti a aquéllas que te han hecho daño y de las que ya has extraído la lección.

Caí, es cierto, pero aquí estoy, de pie.

Volví a caer, y de nuevo me levanté.

Caeré de nuevo, pero volveré a erguirme…

Sin concebir la rendición,

lo que no me mata, me hace más fuerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s