Cerrando ciclos

Pensamos que con el cambio perdemos algo, pero en realidad, no nos damos cuenta de que con el cambio, por pequeño que sea, traemos una nueva oportunidad a nuestra vida, creando así nuevas e ilimitadas posibilidades.

Es la impermanencia, lo único permanente. Es el “no hacer” lo que provoca el estancamiento e impide el avance, un pozo sin fondo del que es complicado salir a no ser que se cree ese cambio que en la mayor parte de ocasiones, es necesario.

Y éste es justo el enfoque que hemos de dar a algo tan vital como la capacidad de cerrar etapas, momentos, ciclos, situaciones… Pues las puertas entreabiertas únicamente dejan que pase la mitad de la felicidad…

Pero para cerrar etapas hemos de ser claros y directos con aquello que compone esa vivencia, pues sino estaremos siempre dando al “play del porqué”, tratando de entender por qué sucedió o no sucedió X aspecto en nuestra vida… Por ello, si tienes la oportunidad, camina hacia aquello que necesitas cambiar y habla, exprésate, comunica tu vivencia y abraza la vivencia desde la otra perspectiva, intenta entender los porqués de entonces para así poder mirar hacia adelante con un nuevo enfoque, pues no hay mayor desgaste que un porqué continuo y no resuelto ya que en la vida, todo: tú, yo, tus amigos, tu ex-pareja o pareja, tu familia… todos, debemos pasar de hoja y leer el nuevo capítulo, dejando que cada situación y personaje aparezca (o no) de una nueva manera. ¿Te imaginas cómo sería un libro en el que todos los personajes hacen siempre lo mismo en cada uno de los capítulos? Seguramente dejarías de leerlo…

El pasado, ya pasó, el ahora es lo único que tienes y es en lo que debes centrarte, en el ahora con quién eres tú en este mismo instante (con tus emociones y sentimientos reales, fruto de esa vivencia). Ya no eres el mismo que fuiste entonces, ni eres el mismo de hace 2 días, cada palabra, cada situación e incluso cada respiración o pensamiento, te cambian… por eso mismo debes avanzar, por amor y respeto a ti mismo.

Es natural que sientas cierta inseguridad e incluso miedo, ¿por qué no? Lo desconocido asusta, pero el cambio es un proceso inherente a la vida y aprender a enfrentarlo no es sólo sinónimo de madurez, sino que se convierte en una nueva oportunidad. No se trata de desprenderse del todo, se trata de incorporar alguna novedad, de hacer lo que llevas tiempo queriendo hacer y entonces, abrazar tu presente con todo lo que te puede ofrecer.

Recuerda que no hay a dónde volver, sólo existe el a dónde ir. Desocupa espacio de tu pasado para dar lugar a nuevas formas en tu presente y por consiguiente, en tu futuro…

2 comentarios sobre “Cerrando ciclos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s