El príncipe azul no existe

mi_media_naranja_by_vectorhugo-d574sqzTodas las personas tenemos un ideal amoroso al que hemos ido dando forma partiendo de nuestras necesidades. Creamos un príncipe azul (o una princesa dorada) con todas aquellas características y gustos similares (por no decir iguales) a los nuestros, teniendo además también todo aquello que a nosotros nos falta. Creamos una persona ideal con unas características ideales con quien imaginamos un encuentro mágico.  Sin embargo, no somos conscientes de que este tipo de magia es en realidad una ilusión y es esta magia ideal la que ha dejado largos corazones rotos vagando por el mundo, pues los ideales muchas veces tienen poco o nada que ver con la realidad.

Si lo que estás buscando (o esperando encontrar) es tu media naranja, entonces vas a ser inevitablemente presa de esta magia ideal. Durante toda la historia nos han empujado a creer que somos medias naranjas que nos completamos cuando conocemos a esa otra media naranja que únicamente puede encajar con uno mismo… Siento desilusionarte, pero las medias naranjas no existen en sí mismas, lo que en realidad existen son naranjas completas (y limones, peras, manzanas…) que encajan en unos aspectos y aprenden-quieren encajar en otros en los que difieren , para así continuar juntos. La idea de la media naranja es una trampa que nos empuja a sentirnos incompletos con nosotros mismos, haciéndonos creer que la auténtica felicidad llegará cuando conozcamos a esa persona ideal, sin permitirnos reparar en que la auténtica felicidad nos la podemos brindar sin necesidad de tener a nadie que nos complete.

No hemos de olvidar otra trampa de ese amor mágico e ideal, donde saltan fuegos artificiales y tenemos las famosas mariposas revoloteando por el estómago, se trata del enamoramiento (o amor romántico), una primera fase caracterizada por la atracción instantánea, la exaltación y una pura sensación hacia otra persona que en su mayor parte es desconocida para nosotros. Nos enamoramos cuando vemos uno o varios de esos atributos ideales en otra persona, entonces magnificamos dichos atributos sin importar que le falten muchos otros aspectos, los cuales sin darnos cuenta completamos con nuestra imaginación, nuestro deseo y nuestra voluntad de encontrar esa media naranja (estamos creando un amor mágico ideal pero irreal).  Nos olvidamos de que el amor se cuece a fuego lento, cuando empiezas de verdad a conocer a la otra persona, donde comienzas a descubrir todos sus atributos y empiezas a dar forma a los que ya conocías (aquéllos de los que te enamoraste); así, a medida que vas conociendo a esa persona puede que te desencantes o puede que te sorprendas y quieras conocer más. El problema radica en que si siempre partes de la trampa de las medias naranjas y viajas con la maleta del amor ideal, entonces inevitablemente terminarás desencántandote; sin embargo, si tu viaje lo inicias con la intriga de conocer los valores y atributos de esa persona que a priori ha llamado tu atención, entonces podrás adentrarte en un viaje verdaderamente sorprendente.

Por supuesto, junto con aquellos atributos que valoras siempre aparecerán otros con los que no congenias, aspecto que a la otra persona también le pasará contigo, pero es entonces, cuando conociendo estas diferencias, aprenderéis a armonizarlas y a vivir con ellas.

¿Qué decides? ¿buscar tu príncipe azul o convertirte en tu propio príncipe azul?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s