La máscara de la sonrisa

¿Por qué se asocian la tristeza, la rabia y toda una serie de emociones a una etiqueta “negativa”?

Crecemos pensando que si estamos tristes, hemos de ocultárselo a los demás, si estamos enfadados debemos camuflar ese enfado… ¿Cómo? De la manera más aceptada: poniendo una sonrisa a modo de máscara.

Pero ¿es sano para uno mismo hacerlo? ¿Es justo no permitirnos expresar lo que sentimos e intentar poner en nuestro rostro una emoción contraria?  Una parte esencial de muchas terapias reside en este punto:

 Tomar conciencia de las propias emociones, ¡DE TODAS ELLAS!, y aprender la manera asertiva de expresarlas, sea cual sea…

No digo que si estamos enfadados tengamos que estar en el trabajo expresando nuestra rabia por doquier… Sino que esa rabia la podemos expresar (por ejemplo) verbalmente con un “tengo un mal día, estoy enfadado”, sin recurrir al mítico “bien” cuando alguien nos pregunte “¿qué tal?”.  Son muchas las formas en que podemos expresar nuestras emociones, sin necesidad de esperar a llegar a casa para poder hacerlo.

El primer paso está en romper con disponer de modo automático la sonrisa, consiste en preguntarnos “por qué queremos ocultar lo que sentimos”, cuando llegues a la respuesta, verás que hay una razón detrás: porque no quiero aburrir, porque me da miedo que se alejen si me ven triste, porque llevo mucho tiempo sintiéndome así…

No tengas miedo a dar el primer paso… Atrévete a encontrar las respuestas! Tus emociones son tu vehículo… Son quienes nos guían, fíjate en ellas :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s